Regalos conscientes: Para los que buscan ofrecer algo sin esperar nada a cambio

Si buscas una visión menos materialista del acto de regalar ésta es tu sección.

Muchas veces pensamos que un regalo perfecto es un regalo caro, no siempre es así. La cuestión es que estás dispuesto a dar por esta persona y si te gustaría verla sonreír. Tendrás que asegurarte que se trate de algo sentimental, algo que remueva las emociones de esta persona y tenga un significado especial.

¿Algo caro? Podría ser, aunque yo quisiera proponer-te ir más allá. Busca la emoción, la sorpresa, pero sobretodo qué cantidad de tiempo quieres dedicarle a esta persona. El dinero es tiempo, si decides dedicar tu tiempo a esta persona es porque te importa lo suficiente.

Estoy hablando de regalos experienciales. Si lo consideras necesario también puedes regalar algo simbólico, pues vivimos en una sociedad consumista y se supone que comprar es el motor que lo mueve todo. ¿Pero que pasaría si no se tratara solo de un intercambio de objetos? ¿Y si dejáramos de vivir mañana? ¿Compraríamos cosas o pasaríamos el tiempo con aquellos que queremos? Está en tus manos valorarlo, y considerar si estas reflexiones te interesan lo suficiente para seguir leyendo.

Empezar a generar ideas:

  • Es necesario que pienses como si fueras la persona que recibe el regalo, pues tenemos la tendencia de regalar aquello que nos gustaría a nosotros.
  • Analiza tu “target”. ¿De que tipo de persona estamos hablando? Edad, sexo, clase social, cultura, aficiones, ámbito profesional o estudiantil, habilidades, color preferido, comida preferida, sueños…
  • Plantéate el tiempo del que dispones tú y la persona a quien le haces el regalo. Tanto el tiempo que tienes para hacer el regalo como el tiempo que tendrás para compartir la experiencia con él/ella.
  • Dispones de presupuesto? Elige la idea que mejor se adapte a tu economía, compleméntalo de alguna manera para que el regalo se vea como algo coherente y que gire a una única idea. Por ejemplo, si tu regalo se trata de una tarde jugando a ping pong, regala unas palas con un marcador para puntuar.

Donación

Haz una donación en el nombre de la persona a quien le quieres hacer el regalo. Invierte tu dinero en algo para la sociedad.

Tendrás que pensar que sea una asociación que vaya acorde su manera de pensar. Puede ser a favor de una asociación que investigue alguna enfermedad, una ONG que ayude a un grupo social desfavorecido, un grupo local que ayude en la convivencia de su ciudad, etc.

Recuerda que este tipo de regalo solo funciona con gente que esté sensibilizada con temas sociales y normalmente esté dispuesta a ayudar a los demás.

Autoconocimiento

Algunas personas se sienten perdidas en relación a uno mismo, pero nunca dan el paso para solucionarlo, aunque les interese el tema. ¿Y si solo necesitan un empujón? ¿Te atreverías a señalarle el camino?

  • Regala una sesión de terapia de autoconocimiento.
  • Invítale un curso / seminario acerca del autoconocimiento, son una gran inversión para colaborar en el desarrollo de un ser querido.
  • Cómprale un libro sobre alguna temática que le pueda ayudar.
  • Acompáñale a un encuentro de risotérapia.

¿Si te han gustado estas ideas? Puede que sea porque empiezas a formar parte de una sociedad que quiere un cambio en el consumismo. Que ha reencontrado el placer de regalar por gratitud y en lugar de porque toca.

¡Espero que os haga sentir mejor!